fbpx

Voluntariado en hospitales: ¿Cómo puedes ayudar?

80
0
Compartir
voluntariado en hospitales

La sonrisa de un pequeño. Una conversación reflexiva con una persona mayor. El abrazo de una persona con enfermedad mental. Un diálogo profundo con un paciente de cáncer en fase terminal. Son algunas de las escenas que te encuentras al desempeñar un voluntariado en hospitales. ¿Quieres moverte para aportar?

Yoigo 2

Te sobran los motivos para hacer voluntariado en hospitales

Esta tarea altruista requiere habilidades para afrontar situaciones complejas. Además, exige un grado alto de estabilidad emocional. Previamente a desarrollar tu voluntariado, realizarás una formación (que ofrecen la mayoría de asociaciones) que te dará las claves para acoger, acompañar o dinamizar, entre otras cuestiones.

Lo saben muy bien en “Can de la Mano”, una iniciativa que germina en el Hospital La Fe de Valencia. Surge del entusiasmo de un grupo de voluntarios, trabajadores del centro sanitario, que deciden adiestrar a su perro para aliviar el trago que supone a los niñosestar hospitalizados por cáncer. Ya se ha extendido a otras secciones.

¿Su principal propósito? Disminuir la carga negativa que implica el ingreso hospitalario a través de la interacción de los pacientes con los peludos. Un intercambio cuyo significado radica en las emociones positivas que aporta nuestros queridos ‘perretes’. Además, ayuda a normalizar y a romper la rutina en la que se encuentran sumidas las personas enfermas.

Proyectos como este no solo brindan alegrías a la persona hospitalizada, sino también a ti. Tu autoestima saldrá reforzada. No solo porque ayudes a los demás, sino por sentirte parte de un proyecto y respirar el gozo y la valoración del paciente.

¿Eres una persona empática? Lo comprobarás haciendo voluntariado en hospitales, donde las experiencias que vivís tanto el paciente como tú te harán ver el mundo desde su perspectiva. Sentirás lo que ellos, te pondrás en su lugar con suma facilidad y saldrás fortalecido.

El binomio que establece voluntario y paciente es sano. Ambos saldréis repletos de emociones positivas: paz, felicidad y cariño. ¿Se puede pedir más? Sí, un estudio de la Universidad de Columbia ha corroborado que los jóvenes, tras diez semanas como voluntarios, aumentan su salud cardiovascular al tiempo que disminuyen sus niveles de colesterol y grasa corporal.

Asimismo, dejarás tu huella en los grandes corazones de las personas con las que te relacionas. El yo y el tú se transformará en un nosotros que dejará un mundo más saludable, sonriente y satisfactorio a las generaciones futuras.

Seguro que se te ocurren más razones. ¿Quieres llevarlas a la práctica? Te proponemos cinco asociaciones en las que hacer tu labor filantrópica.

¿Dónde realizar voluntariado en hospitales?

Existen un sinnúmero de ONGs donde puedes desarrollar y aportar tus habilidades, tu corazón y tu espíritu.

1. Voluntariado en Fundación Aladina

Su lema, “Para que los niños con cáncer no pierdan la sonrisa”, lo dice todo. Un proyecto que se gestó en el Hospital Niño Jesús y que hoy atiende a 1500 niños y sus familiares en doce hospitales.

Su filosofía radica en que es tan importante cuidar el cuerpo como el alma. Por este motivo, brindan asistencia psicológica, emocional y material gracias a un nutrido equipo de voluntarios.

También en el Hospital Niño Jesús y en otros, Cruz Roja Juventud ofrece programas específicos de voluntariado muy interesantes.

2. Ser voluntario en Solidarios

En el seno de su programa dirigido a hospitales, trabajan por rasgar la soledad en la que se encuentran los pacientes. Lo hacen mediante la compañía y la escucha activa. ¿Con qué objetivo? Mejorar su calidad de vida.

Ante una situación en la que cualquier persona se siente desprotegida, un voluntario comparte un rato de conversación y hace que el tiempo se acelere.

3. Voluntariado en Federación Nacional  de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER)

Su proyecto de acompañamiento consiste en unirse al paciente renal en su camino hacia el hospital. En ellos realizan su sesión de diálisis y el voluntario les presta todo su apoyo emocional.

Por un lado, buscan dar un respiro a los familiares o al cuidador habitual y, por otro, romper con situaciones de soledad por un apoyo personal insuficiente.

4.Voluntariado en Orden Hospitalaria San Juan de Dios

Madrid acoge la Clínica Nuestra Señora de la Paz, de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, donde se atiende a personas con enfermedad mental.

En sus hospitales realizan tareas de acompañamiento interno y externo, escucha activa a los pacientes y actividades como el mercadillo solidario o actos benéficos. Todo ello en el área de la salud mental.

5. Desarrollo y Asistencia

Esta asociación, que se fraguó en el Hospital Clínico San Carlos, dispone de un área de voluntariado en residencias de personas mayores. En su ámbito, los voluntarios pasean con los residentes, les hacen compañía, se integran en las actividades lúdicas y apoyan en terapias como la recuperación de la memoria, la manipulación de objetos o la motivación.

Compartir

Deja un mensaje